ramón y cajal

Hacer realidad nuestra visión

Ramón y Cajal

Desafío

La mayoría de las escuelas quieren apoyar a sus estudiantes y estar en el corazón de su comunidad, pero muy pocas pueden dar pruebas de cómo lo están logrando.

Los Colegios Ramón y Cajal de Madrid atienden a estudiantes desde la guardería hasta los 18 años. El año pasado fue reconocido como uno de los 15 mejores colegios de España por El Mundo.

Pero el equipo directivo de la escuela quiere hacerlo aún mejor. Quieren mejorar el rendimiento de los estudiantes. Quieren mejorar la forma en que se gestiona la escuela. Y quieren integrar formalmente los ODS de la ONU en la estrategia de la escuela.

"Definitivamente recomendaría a otras organizaciones que utilicen el modelo EFQM".

Belén Muñoz Viejo – Colegio Ramón y Cajal

Solución

“Siempre tuvimos entusiasmo y energía”, dice Belén Muñoz Viejo, directora general de la escuela de 200 empleados. “Pero el modelo EFQM nos ha brindado una forma sistemática y estructurada de medir y mejorar nuestro desempeño”.

Los Colegios Ramón y Cajall se fundaron en 1961 con un enfoque educativo "a medida".

Desde que adoptó EFQM en 2004, la escuela ha podido ofrecer una visión y una estrategia cada vez más claras, una que los directivos, profesores, padres y estudiantes pueden comprender y apoyar.

En particular, el modelo EFQM ha ayudado al equipo de liderazgo del colegio a identificar brechas entre su visión y la realidad para poder abordarlas.

“La implementación del modelo significa que estamos más alineados con las necesidades de todas nuestras partes interesadas”, dice Belén. “Una mayor transparencia ha llevado a una mayor participación de toda nuestra comunidad escolar. Lo que a la larga ha llevado a mayores niveles de satisfacción”.

Belén se formó por primera vez como Evaluadora EFQM para comprender mejor el proceso de evaluación con mayor profundidad. Pronto se convirtió en embajadora interna del modelo, capacitando a otros para implementarlo en proyectos que iban desde actualizar las cocinas hasta implementar la propia estructura de apoyo Crecemoción de la escuela para ayudar a la inteligencia emocional de los estudiantes.

“Definitivamente recomendaría a otras organizaciones que utilicen el modelo EFQM”, afirma. No hay duda de que el Modelo EFQM proporciona un marco sólido para la mejora continua y la consecución de resultados sobresalientes”.

“Hemos mejorado nuestras relaciones con toda la comunidad escolar. Vemos mejores resultados, mayores niveles de satisfacción y un mayor nivel de implicación y compromiso, lo que luego se traduce en una mayor lealtad y confianza”.